Rebeliones en las prisiones y la lucha contra el encarcelamiento masivo

Por Mumia Abu-Jamal

Ustedes no lo sabrían a través de informes que salen en los medios corporativos, pero se está haciendo una lucha en las prisiones de la nación en contra del encarcelamiento masivo.

Las y los presos hacen huelgas de hambre y otras acciones colectivas para darle voz a la nación encarcelada: una manifestación del encarcelamiento masivo.

En Pensilvania, los presos en la nueva prisión Fénix, la cual costó $400 millones de dólares su construcción, habían planeado boicots de llamadas telefónicas y de artículos vendidos en el comisariado para protestar por sus condiciones, pero el Departamento de Correcciones (DOC) impidió estas acciones con un lockdown a nivel estatal en base a falsos reclamos anti-drogas.

Al utilizar el pretexto de acabar con el contrabando de droga, las autoridades encerraron los presos en sus celdas sin visitas, sin correo, sin llamadas telefónicas durante 15 días. Luego impusieron un sistema draconiano de correo, el cual les obliga a sus familiares y amistades enviar cartas y tarjetas a un negocio de revisión en la ciudad de St. Petersburg, Florida.

A pesar del silencio de los medios masivos, las prisiones siguen siendo un lugar de agitación, protesta y resistencia.

Mientras tanto, a todas y todos les agradezco su apoyo por nuestros esfuerzos en los tribunales de Filadelfia para abrir nuevas apelaciones.

Como dijo nuestro compañero Fred Hampton antes de ser asesinado: El ritmo sigue.

Desde la nación encarcelada soy Mumia Abu-Jamal.

–©’18 MAJ
25 de octubre de 2018
Audio grabado por Noelle Hanrahan, www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • #MEMORIAAYOTZINAPA

    [advps-slideshow optset="1"]