Casa de Salud Comunitaria Yi’bel Ik’: Sobre la lucha en Cuxtitali por el acceso al agua potable comunitaria

Pronunciamiento de la Casa de Salud Comunitaria Yi’bel Ik’ sobre la lucha en Cuxtitali por el acceso al agua potable comunitaria.

Como Casa de Salud Comunitaria “Yi’ bel Ik’ – Raíz del viento” ubicada en el Barrio Originario de Cuxtitali, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, denunciamos publicamente la violación de los derechos básicos y fundamentales de miles de personas en la zona oriente de la ciudad. Cientos de familias nos encontramos sin agua y pisoteadas por grupos de choques e intereses partidistas.

Históricamente el Barrio Originario de Cuxtitali ha mantenido y mantiene su autodeterminación en la toma de decisiones a través su máximo órgano decisorio que es la asamblea popular del barrio. Otro de los pilares que mantiene vivo y unido el tejido social del barrio, es la lucha por la autonomía y la autogestión del recurso del agua, cuyas reservas y manantiales están siendo atacados por diferentes grupos de choque partidistas y de corte paramilitar en los últimos años. El órgano representativo de los intereses del barrio con respecto al uso y cuidado de los ojos de agua, encargado de velar por el mantenimiento y la preservación del entorno ecológico que permite la vida, así como de la distribución de la misma por el barrio, es el Sistema de Agua Chupactic, cuya mesa directiva presta servicio sin honorario y se nombra en asamblea cada tres años.

Cabe destacar, que en su histórica gestión del agua, el barrio de Cuxtitali siempre atendió las necesidades de las comunidades, barrios y colonias que poco a poco fueron asentándose en los alrededores de San Cristobal de las Casas, cediendo incluso ojos de agua, a través de la palabra, acuerdos y pactos consensuados, siempre desde el respeto mutuo y la solidaridad con las personas más necesitadas, entendiendo que el agua es una necesidad básica y un derecho de todas y todos.

El día 11 de junio de este año, un grupo de personas pertenecientes a la comunidad de San Antonio del Pinar, municipio de San Cristobal de las Casas, destruyó parte de la tubería que abastece de agua a miles de personas de los barrios de Cuxtitali y Las Delicias. Un día después, el 12 de junio, 5 integrantes de la mesa directiva del Sistema de Agua Chupactic fueron detenid@s y secuestrad@s durante varias horas por gente de dicha comunidad cuando, cumpliendo con su trabajo, llegaron a reparar el tramo de tubería dañado. A raíz de este incidente, el barrio de Cuxtitali convocó una asamblea urgente y gracias a la pronta movilización de l@s vecin@s y a las acciones que por consenso se llevaron a cabo, tod@s l@s compañer@s pudieron ser liberad@s esa misma noche.

En los días siguientes se convocaron varias asambleas extraordinarias participadas por cientos de vecin@s en las que se profundizó en el análisis de la coyuntura; se destituyeron los representantes corruptos del Consejo Vecinal; se acordó el rechazo a cualquier propuesta de suministro temporal de agua por parte del gobierno (por desconfiar de sus intereses); se exigió el seguimiento de las demandas judiciales interpuestas contra el grupo de secuestradores de San Antonio del Pinar y se consensuó la elaboración de una agenda de acciones públicas, como medidas de presión, para exigir y reestablecer el suministro de agua de forma inmediata.

A 12 días del corte de agua no hay respuesta satisfactoria del gobierno ante esta violación al derecho humano de acceso al vital líquido.

En medio de la tormenta electoral no es de extrañar que en todo el territorio nacional se disparen este tipo de conflictos disfrazados de disputas entre comunidades, cuyos objetivos encubiertos no son otros que la obtención de capital político por parte de los partidos oficialistas que actúan en la zona y la destrucción de los tejidos organizativos barriales y/o comunitarios que permitan la coptación y la irrupción de los intereses transnacionales y económicos, encaminados a privatizar los recursos naturales. Desgraciadamente, esta coacción se realiza a través de grupos de choque y de corte paramilitar, fuertemente armados y respaldados o encubiertos por el propio gobierno. Recordamos que hace tan solo unos días, el 6 de Junio, el gobierno federal aprobó 10 decretos en los cuales se legitima la explotación a través de concesiones de 300 de la 757 cuencas del país hidrográficas durante los próximos 50 años.

Como Casa de Salud Comunitaria nos preocupan y nos alarman las consecuencias derivadas de esta falta de abastecimiento de agua y las potenciales repercusiones en la salud de las miles de personas del barrio afectadas.

Desde que comenzamos a caminar junto con el barrio, hemos participado y organizado conjuntamente diferentes jornadas de salud en las cuales aprendimos entre tod@s a cuidar del agua y a utilizarla de forma responsable. El agua es un derecho que nos pertenece, es una necesidad básica de la que no podemos prescindir, que debemos defender y por la cual nos estamos viendo obligados a tener que luchar.

Como parte del barrio de Cuxtitali, como espacio de lucha por la autonomía y la autoorganización, como personas que necesitamos y demandamos agua para poder vivir, apoyamos totalmente a nuestr@s vecin@s con los que sentimos que estamos construyendo en comunidad un horizonte de justicia social y dignidad. Nos sumamos a las exigencias del barrio y las hacemos nuestras, invitando a todas las organizaciones hermanas a sumarse a las movilizaciones que vienen.

Hacemos responsable a los tres niveles de mal gobierno por cualquier percance que puedan sufrir nuestr@s compañer@s, tanto en su salud como durante las acciones y/o actividades propuestas para exigir la reposición inmediata del suministro de agua, es decir, para garantizar la vida. Así mismo condenamos y rechazamos la violencia con la que los grupos de choque quieren imponer en los hechos los despojos y las privatizaciones que los de arriban deciden.

Entre tod@s nos cuidamos: porque sol@s somos gotas, pero junt@s somos aguacero!

Casa de Salud Comunitaria Yi’bel Ik’ – Raíz del Viento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *