Hepatitis C recibe un nocaut

Por Mumia Abu-Jamal

Hace unas pocas horas, le llamé por teléfono a mi abogado civil Bret Grote, del Abolitionist Law Center (Centro de Derecho Abolicionista) en Pittsburgh, Pensilvania. Pude escuchar la emoción en su voz.

Me dijo que habíamos ganado el caso Abu-Jamal vs Wetzel y que el juez federal Robert Mariani había  concedido nuestra petición para un interdicto preliminar que ordena al personal de salud en la prisión a poner fin a su protocolo anti-constitucional y empezar a administrar el tratamiento para mi infección de hepatitis con los medicamentos anti-virales de acción inmediata.

Me alegró escuchar la buena noticia. ¡Es maravilloso que hemos ganado!

Pensé en el trabajo duro y eficaz de Bret y del abogado Bob Boyle.

Pensé en todas las personas que  llenaron el tribunal para mi audiencia gracias a la habilidad organizativa de la hermana Pam África, la Dra. Suzanne Ross, la Dra. Johanna Fernández y otras personas que ayudaron.

Pensé en el Dr. Joseph Harris, el perito que nos asombró con sus explicaciones médicas y argumentos científicos tan claros que todo el mundo pudo entenderlos.

Pensé en los miles de presos en Pensilvania que padecen los estragos de Hepatitis C y que ahora tienen esperanza.

Pensé en los presos que sufrieron Hepatitis C y murieron de la infección cuando su hígado dejó de funcionar. No vivieron para celebrar este día.

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

–©’17maj

4 de enero de 2017

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2017/01/05/hepatitis-c-recibe-un-nocaut/

 

Deja un comentario