43 Sur-Norte

43 sur norteA nuestrxs hermanxs de Ayotzinapa.

Desde un rinconcito en el Noreste mexicano: Noreste caliente, Noreste en calma, Noreste silencioso, Noreste árido,  Noreste con cicatrices y heridas abiertas. Noreste que en la memoria lleva también la lucha de muchas y muchos que pusieron su vida por la construcción de un mundo otro, un mundo con justicia y con dignidad.

Desde este aparente rinconcito inmutable, alzamos la voz y el grito de “aquí estamos compas”. Aquí estamos hoy mirando con desesperación que nuestras calles están vacías y más bien los votantes van con su dedo pintado a recibir las migajas del sistema, convertidas en cafés del Oxxo o Alitas transgénicas gratis. Todo lo anterior puede ser obtenido con tan sólo mostrar la marca negra de la validación del “buen ciudadano”. El buen ciudadano que esperan los de arriba, ese que sólo sale una vez cada cierta cantidad de años a participar en la farsa  electoral,  ese que no se organiza y que espera  los tiempos prometidos en que llegará un buen gobernante.

Pero aquí estamos también lxs que sabemos que afuera está el circo, que afuera se planea un  experimento que juega con la esperanza de la gente,  disfrazando un posible cambio en una supuesta candidatura independiente y así legitimar a ese sistema que hoy mantiene a muchas mentes y corazones dormidos. Dormidos por el miedo, miedo de morir, de ser secuestradx, levantadx, mutiladx, calladx; pero también sabemos decir que ¡ya no más!

De sur a norte, lento y en silencio tejemos la rebeldía necesaria para que un otro mundo también sea posible en este nuestro rinconcito.

Estamos atentxs, a lo que nuestrxs hermanxs del sur están haciendo. Sepan que a  distancia estamos presentes, sepan que decimos y repetimos su sentir y pensar, porque nos vemos y nos sentimos en su espejo. Aquí están las semillas de rebeldía e indignación que han dejado con su lucha.

Aquí estamos compas y no nos vamos. Aquí estamos mal gobierno, atentos a lo que hacen a nuestrxs hermanxs. Aquí estamos payasos partidistas, sin importarnos de que color se pinta la silla para el norte.  Aquí estamos conscientes de que la lucha y la transformación se hace desde abajo, en ese abajo conformado por lxs que hemos quedado fuera…

43 sur norte 2

Deja un comentario