Red TDT: Creciente intolerancia gubernamental ante defensa independiente de derechos humanos

•    Rechazamos especialmente las descalificaciones contra organizaciones integrantes de esta Red, como el el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), El Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan y el Centro de Derechos Humanos Morelos y Pavón.
 
•    Rechazamos categóricamente los constantes ataques infundados contra los defensores de derechos humanos del Estado de Guerrero Vidulfo Rosales, Abel Barrera y Manuel Olivares.
Red Todos los derechos para todos y todasCiudad de México, 12 de octubre 2015. Las 75 organizaciones que conformamos la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” (Red TDT) expresamos nuestra preocupación frente al creciente clima de animadversión que enfrenta en México el trabajo independiente en materia de derechos humanos. Rechazamos especialmente las difamaciones que se han realizado contra los centros de derechos humanos que acompañan el caso de los 43 jóvenes desaparecidos.
En el último año, la crisis de derechos humanos en México ha sido denunciada tanto por organismos internacionales como por organismos civiles. Frente a estos señalamientos, la respuesta estatal no se ha centrado en reconocer los profundos problemas que vive el país, sino en cuestionar a las voces críticas; así, el Gobierno Federal descalificó al relator contra la Tortura y más recientemente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). A ello se han sumado algunas otras voces que, sin contar con información seria y documentada, mediante juicios genéricos y de mala fe han comenzado a descalificar la labor que realizamos los organismos civiles de derechos humanos.
En este contexto, nos genera especial preocupación el clima de animadversión que se está gestando respecto del trabajo que realizan organizaciones de esta Red, así como otros actores internacionales,  que acompañan las legítimas demandas de justicia de las víctimas de los hechos acaecidos el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero. Al respecto, frente a recientes descalificaciones, expresamos absoluto apoyo y respeto al trabajo serio que desde hace décadas realizan el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), El Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan y el Centro de Derechos Humanos Morelos y Pavón, así como el Equipo Argentino de Antropología Forense . En su momento hemos ya expresado lo importante que es para nosotros el trabajo del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).
Frente a los señalamientos infundados con los que se alude a un supuesto conflicto de interés entre el Director del Centro Prodh y el Secretario Ejecutivo de la CIDH, en el marco de la emisión del informe del GIEI y de la visita in loco de este organismo, la información no sólo es incorrecta sino malintencionada, pues aunque ambos defensores trabajaron en la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), no fue al mismo tiempo.
Asimismo, recordamos que la CIDH es un órgano colegiado, donde las decisiones fundamentales son adoptadas con plena autonomía por el pleno de las y los Comisionados, y no por la Secretaría Ejecutiva.
Rechazamos categóricamente los constantes ataques infundados contra los defensores de derechos humanos del Estado de Guerrero Vidulfo Rosales, Abel Barrera y Manuel Olivares.
Frente a los cuestionamientos sobre la veracidad de las denuncias que develaron la masacre de Tlatlaya, recordamos a la opinión pública que la existencia de esta grave violación no sólo ha sido confirmada con los valientes testimonios de las sobrevivientes y con documentado trabajo periodístico, sino incluso mediante la Recomendación 51/2014 de la Comisión Nacional de los derechos Humanos. Si bien el deslinde de las responsabilidades penales individuales está pendiente aún en sede judicial, la existencia de esta grave violación a los derechos humanos no puede ponerse en duda a estas alturas.
Ante lo que podría ser el comienzo de un endurecimiento contra el trabajo civil en materia de derechos humanos, la Red TDT se adhiere plenamente al llamado reciente del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU quien, tras advertir que el consenso sobre la gravedad de la situación que viven los derechos humanos en México es indubitable, ha llamado a enfocarnos en el mensaje y no matar a los mensajeros. Como ha dicho el Alto Comisionado, “ignorar lo que está sucediendo en el país no es una opción para nosotros”.
Por ello, las  75 organizaciones que conformamos la Red respaldamos el trabajo de las defensoras y los defensores de derechos humanos en México y hacemos un serio llamado al respeto irrestricto al trabajo de las y los defensores de derechos humanos en todo el territorio nacional, así como de las organizaciones civiles. Es claro que en el sector civil ejercemos nuestro trabajo con honestidad, compromiso y valentía con el respaldo fundamental de las personas que han sido víctimas de violaciones a sus derechos humanos y del marco constitucional de la Nación.
Un clima adverso para realizar nuestras labores es un terrible diagnóstico de nuestras libertades democráticas.

Deja un comentario

Creado con Nirvana & WordPress.
A %d blogueros les gusta esto: