43 Sur-Norte: “Aviso a…”

Se viene la tormenta, ¿cual tormenta?, ¿es posible más?, aquí ya paso…

¿Sangre fría?

Cuerpos derramando sangre, muerte, más muerte, solo bastan unas cuantas horas, algunos días, ya se sabe como funciona la máquina del miedo, la máquina de la psicosis, ¿la máquina de la venganza?… y de por medio la vida que se transforma en las cartas del poker, en donde el que gane se lleva la envidia de los contrincantes y se queda con su risa de satisfacción, risa de acumulación.

Nuestra minera a cielo abierto, nuestra hidráulica, nuestro despojo se llama “narcotráfico”, no olvidamos las palabras de nuestros hermanos de Ayotzinapa, en el narcoestado la deshumanización y la muerte corre a través del poder.

Un niño de 14 años, ahora ya suman 23, ¡repunta la violencia en Nuevo León!, ¡aviso a Medina!, ¡no! ¡aviso al Bronco!,¡no! aviso a…aviso a…. ahora ya suman 23.

A fines del 2014 esuchábamos a Doña Bertha decir, que no les pase a ustedes, que no les pase para que tengan que sentir la rabia y la indignación y miles llenaban las plazas y las calles de la metrópli regia.

Ahora mientras se celebraba la bronca independencia, mientras hacían berrinche los perdedores, detrás… este narcoestado planificaba el nuevo ataque.

-¡Pónganlos en San Pedro! ¡Vayan a García!, ¡maten a un niño!… -.

Aquí estamos, aquí seguimos, las mismas, los mismos, con el dolor como goma de mascar entre nuestros dientes, apretando fuerte el sin sabor de la masa que poco a poco dan ganas de escupirla. Siguen viendo arriba, siguen aniquilando y jugando con la muerte.

– ¡No es masacre!, es crimen organizado chingao!-.

Un niño de 14 años, ¿cuantos más?, ¿que más?… ¡que más da! Corre por tu alcohol de Cuahutemoc transnacionalizado, gastemos nuestras espaldas y mentes explotadas en el elíxir de 4.5 grados, elíxir para el olvido y para la división de los colonizados.

-Al fín y al cabo hoy ya trascendimos la dominación, hoy son individualizados, reducidos a la casí nada-.

La rabia, la digna rabia, es la flama de esperanza, de tanto que mascas la mandíbula se cansa, ¿que nos gobiernan? ¿independiente?¿alternativa?….

Son nuestras manos, nuestros corazones y nuestro coraje el que hará el mayor shock… ¡Ya me cansé!, ¡Ya basta!, ¡no más sangre!….¿que más?, ellos siguen riendo, manchándose de sangre y disfrutando su espectáculo.

Nosotræs…

Deja un comentario