Ayotzinapa: Mi olla

Mi olla 1MI OLLA, YO Y MÁS, MUCHO MÁS

Por Omar García

Hace poco leí un libro que lleva por título “Ayotzinapa y yo”, escrito por quien fuera director hace años de la normal.

En dicho libro manifiesta el autor las más de las “perversidades” de nuestra escuela, tanto fue así que incluso algunos medios de comunicación (por cierto, los mismos que nos han atacado siempre) se “dignaron” en hacerle inmediata publicidad.

Lo cierto es que no somos tan perversos. El problema es que DURANTE UN CONFLICTO, cada adversario publicita al EXTREMO las DEBILIDADES de su rival. Con frecuencia ellos basan sus acusaciones en defectos banales y no en problemas de fondo. Y dada la inclinación telenovelera (tradición impuesta) de nuestra sociedad mexicana, el chisme toma la delantera.

Con medios de difusión más poderosos es obvio que a nivel mediático ellos nos vencerían rápidamente. Aunque por alguna “extraña razón”, cosa que les duele mucho, no lo logran.

Esto probablamente se debe a que hablamos desde el inicio con la verdad. Ayotzinapa refleja una realidad que esta sociedad y, sobre todo su gobierno, han negado durante años. Nosotros nos propusimos hacerle frente a un problema sabiendo que también somos parte del problema. Sabiendo que lo que arriba se ha descompuesto también nos contagia abajo. Por eso y solo por eso creo firmemente que no se trata sólo de hacer acusaciones. Se trata de asumirnos parte de la solución, de levantarnos voluntarios de contribuir al cambio. Sobre todo cuando es evidente que al gobierno lejos de importarle la solución, le conviene mantener las condiciones actuales… Pues hoy en día el dolor y la muerte son sinónimos de lucrativos negocios.

Es todo por hoy..

El título e imágenes no tienen mucho que ver con los párrafos arriba, tampoco me lo estoy plagiando del todo.

Es solo que voltee a mi lado izquierdo y ahí estaba ella, la olla para los frijoles, el atole, el café y tantas cosas más. La olla de tradición especial y que pronto ya no será mía. Y bueno, me acordé de ese libro y me dio por escribir antes de que se me esfumaran las ideas.

Y miren: hoy la hija de doña Blanca (madre de uno de los 43) entregó un hermoso bebé que se llama Jorge en honor a su tío desaparecido. “Peso 5 kilos y de largo 56 cm”

¡¡¡PORQUE VIVOS SE LOS LLEVARON!!!

¡¡¡VIVOS LOS QUEREMOS!!!

Mi olla 2

Deja un comentario