Ayotzinapa: La Reforma a las Normales (Reforma Educativa)

Por Prensa Ayotzi

Ayotzinapa cuna de la conciencia socialErradicar la educación normalista es uno de los principales objetivos del gobierno de Peña Nieto. La imposición de la Reforma a las Escuelas Normales, significa echar abajo por completo el proyecto de alfabetización y cultura que surgió luego de la lucha armada de la revolución mexicana. Ya no se trata de atender la necesidad de conocimientos de los pueblos, sino adecuarse a las medidas y estándares que decretan los organismos internacionales para perpetuar su poder.

Desde años atrás, se ha estado fraguando el cierre definitivo de las escuelas formadoras de maestros, por medio del estímulo a las instituciones privadas, y por otro lado, el recorte presupuestal y de matrícula a las escuelas normales públicas, se impone la competencia en planos desiguales con clara ventaja para el sector privado (subyugado de antemano a lo que digan los gobernantes).

Las normales ya no brindaran formación pedagógica a los futuros maestros, solo brindaran simples capacitaciones carentes de sustento educativo…

El Plan Integral de Diagnostico, Rediseño y Fortalecimiento de las Escuelas Normales, abarca 4 ejes:

– Formar profesores “idóneos”.
“Garantizar la idoneidad de conocimientos y capacidad de quienes ingresan al Servicio Profesional Docente…” se estipula en la reforma. Sabemos de antemano que los estudiantes de las escuelas normales no son “idóneos” o, más bien, compatibles con el sistema educativo: su formación incluye el papel histórico como participe y organizador de la transformación social a través de los conocimientos, y es precisamente lo que intentan erradicar, y sustituirlo formando un simple facilitador de saberes básicos.

El objetivo real es que los normalistas tengan el aprendizaje básico para aprobar el examen nacional de Ingreso, es decir que sean “idóneos” para las evaluaciones a las que serán sometidos, cumpliendo solo los requisitos del perfil de maestro que impone la SEP, totalmente ajeno a la formación docente que se requiere para entender y estimular el desarrollo del ser humano.

– Renovar planes de estudio.
Para cumplir los estándares de ser un maestro “idóneo” se requieren modificar los planes de estudio. Con la Reforma a las Normales se eliminan las licenciaturas en:
Educación Preescolar, Primaria, Especial, Telesecundaria, Educación Física, Intercultural Bilingüe.
Reemplazándolas por 2 carreras: Licenciatura en Docencia y Licenciatura en Inclusión.

Y se complementarán con 10 maestrías: “Lenguaje y comunicación”, “Físico – matemático”, “Ciencias Naturales”, “Ciencias Sociales”, “Valores y Desarrollo Humano”, “Educación Fisica y Deportiva”, “Educación artística y apreciación Cultural”, “Lengua Extranjera”, “Teconologías para el aprendizaje y acceso al conocimiento”, “Educación Especial”, “Administración Educativa”.

Estos cambios a los programas de estudio son los primeros pasos para la creación de un programa educativo estandarizado, que incluye a las normales y las universidades pedagógicas (publicas y privadas), a pesar de que en estas ultimas no tengan preparación docente. Es decir, se desprofesionaliza al maestro, se derrumba el proyecto educativo de las normales, pues ahora estas escuelas sólo fungirán como medios de capacitación, y se desecha la formación profundamente pedagógica, didáctica e integral que se necesita cuando impartimos clases.

Las normales perderán su sentido y se ponen al servicio de las instituciones gubernamentales, como la SEP, teniendo como función el reproducir los pensamientos y comportamientos que necesita el sistema político para perpetuar su poder.

Incluso podemos afirmar que estos cambios son discriminatorios para la niñez, pues no se pone énfasis en capacitar a los maestros para ayudar en el aprendizaje de los niños con discapacidad, a los niños de comunidades indígenas, a los niños pobres.

– Reorganización de escuelas.
Por medio de la Actualización de los esquemas de Gestión y Administración, la reforma le otorga facultades a la burocracia directiva para que se encargue de todo lo relacionado con las normales. La reforma plantea que se tiene que definir la personalidad jurídica administrativa de las normales.

El objetivo es claro: arrancar de las organizaciones estudiantiles el rumbo de las escuelas. Sabemos que la organización de los normalistas forma parte de una gran tradición de resistencia que ha impedido el avance de algunos proyectos capitalistas aplicados a privatizar la educación. Por ello el intento de las autoridades al querer desaparecerlos bajo el argumento de que no están dentro del marco legal e institucional de las Normales.

Sin embargo es evidente la postura antidemocrática que refleja la reforma, pues no tomará en cuenta a la comunidad estudiantil ni los padres de familia para tomar decisiones acerca de la escuela, excluyendo así a los que dan vida a la misma institución. La dirección será la única que tomara decisiones. El Comité Estudiantil que existe dentro de las Normales Rurales, por ejemplo, es elegido bajo consenso de asambleas y es el que se encarga de que todos los alumnos se coordinen para la vida interna de la escuela, y a pesar de que es reconocido por los estudiantes y las mismas autoridades, ya no tendrá facultades para incidir.

– Cambios en estructura administrativa y presupuestaria
Bajo el discurso del Mejoramiento Institucional se esconde la desaparición de las diversas modalidades de Normalismo que hay en el país. Al acabar con la especialización educativa (primaria, educación física, intercultural bilingüe, etc) se acaba también con las características que dan identidad a cada escuela: se impone un modelo único, estandarizado, que no contempla las necesidades educativas que se buscan cubrir con la formación de los estudiantes.

Las Normales Rurales, por ejemplo, son las únicas bajo la modalidad de internado y comedor, y se rigen bajo 5 ejes (Académico, Político, Deportivo, Cultural, Módulos de Producción) que se conjugan en la formación pedagógica, para que el maestro adquiera una educación integral que después reproducirá para atender las condiciones sociales de las comunidades rurales.

Todo esto desaparecerá al entrar en vigor la reforma, pues ya no se distinguirá entre normales rurales, urbanas, publicas y privadas: se detendrá el presupuesto asignado para el comedor y el mantenimiento de los dormitorios. A pesar de que son los hijos de campesinos y pobres los que llegan a las Normales Rurales por la ayuda que se les brinda para sus estudios, esto carece de importancia para las autoridades educativas, el estado dejara de asumir su responsabilidad de cubrir las necesidades básicas para la educación del pueblo.

Esta reforma no fue consultada con los estudiantes ni académicos de las escuelas Normales, se trata más bien de un plan que se había estando elaborando con la complicidad del SNTE y la SEP para satisfacer las peticiones que el Gobierno Federal obedece a los organismos internacionales de los poderes políticos del capitalismo.

Se impone en un contexto de abierta represión hacia los estudiantes normalistas: la brutalidad policial ha sido el método utilizado por el gobierno para intentar paralizar uno de los sectores organizados de la sociedad que le estorban para sus intereses, ahí tenemos la represión a los normalistas de Michoacán, o la desaparición forzada de los normalistas de Ayotzinapa.

Además, previamente hubo una campaña mediática por los medios de comunicación para discriminar y poner como criminales a los normalistas por las acciones de desobediencia civil y resistencia que llevan a cabo: el estudiante que protesta no es compatible con la educación que requiere el sistema capitalista para aumentar sus riquezas.

Los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa rechazamos este proyecto que no aporta nada para la formación del maestro, y denunciamos que mas bien se trata de abrir las puertas a las empresas para incidir en las cuestiones internas del país y continuar con la privatización de la educación.

Nosotros, en cambio, abogamos por que se retomen los principios revolucionarios de alfabetización y cultura; que nuestra educación vaya encaminada a atender y resolver los problemas de los pueblos; que nuestra formación pedagógica sea adecuada para tener herramientas para el contexto donde impartiremos clases; que se respete la organización estudiantil, consultar a los normalistas, académicos, padres de familia y a las mismas comunidades, para mejorar las escuelas normales; encaminar nuestros planes de estudio para fortalecer y profundizar proyectos pedagógicos alternativos como el PTEO, las Escuelas Altamiranistas de Guerrero y las Escuelas Alternativas de Michoacan, impulsados por los maestros de la CNTE.

¡EDUCACIÓN PRIMERO AL HIJO DEL OBRERO!
¡LA EDUCACION PRIMARIA ES ALGO PRIMORDIAL, QUE NO DESAPAREZCA DE LA ESCUELA NORMAL!
¡AL GOBIERNO NO LE IMPORTA A LOS PUEBLOS EDUCAR, LE IMPORTA LA POLICÍA Y LA FUERZA MILITAR!

 

Deja un comentario