Un gobierno que sepulta la verdad

Un gobierno que sepulta la verdadPor Tlachinollan

El día que llegó la información de los especialistas de Innsbruck, Austria, en el que notificaban que uno de los 17 restos enviados por el gobierno mexicano y el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) correspondía a Alexander Mora Venancio, joven normalista de Ayotzinapa desaparecido el 26 y 27 de septiembre, junto con 42 de sus compañeros, por policías municipales de Iguala y de Cocula, los abogados de los papás y mamás acompañados por miembros del equipo argentino y un representante de los padres, se reunieron con el Procurador General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, en sus oficinas de reforma.

El 5 de diciembre después de mediodía se comentaron los resultados de la investigación que llegaron vía electrónica, tanto a la PGR como al EAAF. No había duda de que la muestra correspondía a Alexander, y por lo mismo, se tenía que hablar directamente con su papá, don Ezequiel Mora para darle la noticia. En este encuentro con el Procurador, el equipo Argentino tuvo que aclararle que no estuvieron presentes cuando los buzos de la marina y peritos de la PGR encontraron la bolsa con fragmentos óseos en el río de san Juan, Cocula. El comentario fue cortado de tajo por el procurador al recalcar que lo más importante era que uno de los restos correspondía al estudiante Alexander y que sobre el lugar donde encontraron los restos, era una cuestión que no les incumbía como peritos independientes, sino a la PGR. Con ello quedó de manifiesto que no le daría importancia a la observación vertida por el equipo argentino.

El trabajo impecable que ha realizado el EAAF contrasta con la investigación opaca y armada sin pruebas científicas sobre el paradero de los 43 estudiantes. A pesar del compromiso presidencial de brindar todas las facilidades al equipo Argentino, por la vía de los hechos la PGR ha obstaculizado su labor. También ha manejado a su conveniencia el nombre del EAAF para darle mayor credibilidad a los resultados de su investigación. Para evitar confusiones y no generar mayor desinformación, el equipo argentino hizo pública su postura este sábado 7 a través de un comunicado de prensa, donde explica con mucha claridad y certezas científicas los primeros avances de la investigación sobre los peritajes realizados en el basurero de Cocula.

Su documento hace referencia a los problemas que el EAAF ha encontrado en la investigación de Ayotzinapa, así como a las declaraciones públicas que involucran al EAAF vertidas en la conferencia de prensa realizada por la Procuraduría General de la República el día 27 de enero del 2015.

El primer punto del comunicado explica con mucha claridad que el EAAF no estuvo presente en la recolección de la evidencia hecha por buzos de la Marina y peritos de la PGR en el rio de San Juan.

Comentan que fueron convocados por la PGR a la orilla del Río San Juan cuando la bolsa ya se encontraba abierta y estaba siendo analizada porperitos de la PGR. Un número importante de fragmentos aparentemente provenientes de esa bolsa, ya se encontraban tendidos sobre una lona. Entre ellos, se distinguía la muestra que culminó con la identificación del joven Alexander Mora Venancio por ser una pieza menos quemada y de mayor tamaño que las demás. El equipo argentino se incorporó a la limpieza de fragmentos óseos provenientes de dicha bolsa a partir de ese momento y no antes.

Por estas irregularidades, el EAAF no firmó la cadena de custodia correspondiente a la entrega de la bolsa de evidencia por parte de los buzos de la Marina a la PGR, porque no estuvieron presentes en ese momento en el río San Juan. El EAAF ha solicitado en diversas oportunidades a la PGR la cadena de custodia de esta bolsa de restos que según indica la PGR les fue entregado por buzos de la Marina, sin que por el momento se les haya entregado alguna copia. El EAAF rememora también la reunión que comentamos sobre estas líneas y nos recuerda que le plantearon excluir o evaluar la legalidad de la evidencia recuperada en esa ocasión por la PGR en el basurero de Cocula. Posteriormente el EAAF presentó un escrito sobre este hecho en la correspondiente Averiguación Previa sobre la investigación de Ayotzinapa.

En su comunicado hace referencia a la conferencia de prensa del 27 de enero del 2015, donde la PGR presentó conclusiones sobre la evidencia física recolectada en el basurero de Cocula, interpretándolas como perteneciente a un sólo evento de fuego que habría ocurrido en la noche del 26 al 27 de septiembre del 2014.

El equipo Argentino cuestiona esta postura de la PGR basándose en varias imágenes satelitales tomadas en fechas que van del 12 de octubre del 2010, al 28 de octubre y 16 de noviembre del 2013.

Señalan que en estas imágenes satelitales, la zona inferior del basurero muestra signos de fuego, incluyendo una coloración azul en algunas de ellas que a decir de los expertos consultados por el EAAF, es compatible con humo proveniente de un fuego activo. Dichas zonas quemadas, en gran medida, corresponden a la misma sección examinada por peritos del EAAF y la PGR en octubre y noviembre del 2014. Estas imágenes muestran la presencia de múltiples episodios de fuegos en la zona del basurero por lo menos cuatro años antes de los eventos que la PGR presentó como un único evento de quema.

El EAAF adjunta una cuarta imagen satelital tomada el 3 de noviembre del 2014 cuando se estaban realizando los trabajos periciales por la PGR y el EAAF. Ahí se observa un rectángulo blanco que corresponde al toldo colocado por los peritos sobre la zona de trabajo en el basurero de Cocula.

Con estas pruebas los peritos independientes concluyen que la evidencia física que recogieron peritos de la PGR y del EAAF en la zona inferior del basurero puede pertenecer a eventos de fuego diferentes de aquellos que podrían haber ocurrido en la noche del 26 de septiembre del 2014.

Las imágenes satelitales que pudo obtener el EAAF fue a través de instituciones que facilitaron su obtención. Imágenes satelitales adicionales pueden mostrar ciertamente otros eventos de fuego en el Basurero de Cocula.

En este sentido, para los peritos argentinos los elementos tomados como diagnóstico por la PGR – aluminio, vidrio, dientes, etc.- en su interpretación de la evidencia recogida en el basurero y mencionados en la conferencia de prensa del 27 de enero del 2015, pueden no corresponder a los incidentes del 26 de septiembre del 2014, sino a eventos anteriores.

Las imágenes satelitales prueban la multiplicidad de fuegos ocurridos en el basurero de Cocula. Otros elementos, como los estratos del subsuelo de la zona de quema también muestras distintos eventos de fuego.

Otro dato importante que señala el equipo argentino es la presencia de restos humanos en el basurero de Cocula que no corresponden a los normalistas. Adjuntan una fotografía que ilustra lo siguiente: se trata de una prótesis parcial superior y otra prótesis parcial inferior, así como una raíz de diente “en alveolo de hueso de mandíbula” que se inserta en la prótesis inferior, confirmando la relación entre todas las piezas mencionadas.

El EAAF previamente entrevistó a cada una de las familias de los 43 normalistas desaparecidos, solicitándoles información física, médica y dental de cada uno de ellos. De acuerdo con la información proporcionada por los familiares de los normalistas, ninguno de los jóvenes desaparecidos utilizaba prótesis dentaria. Es decir, las piezas que aquí comenta el equipo argentino –las prótesis parciales, el diente y el fragmento de mandíbula- confirman la presencia de restos humanos de un individuo, que no corresponde a los restos de ninguno de los normalistas. No obstante esto, el EAAF manifiesta con mucha precisión que no se excluye la posibilidad de que algunos de los normalistas hayan corrido la suerte señalada por la PGR. Por otra parte manifiesta que hasta el momento, no tienen evidencia científica para establecer que, en el basurero de Cocula, existan restos humanos que correspondan a los normalistas.

En opinión del EAAF no existen elementos científicos suficientes por el momento para vincular los restos hallados en el basurero con aquellos recuperados, según la PGR, en el Río San Juan. Por último los peritos argentinos comentan que tanto la PGR como ellos no han terminado de procesar todas las evidencias recogidas en el basurero de Cocula, ya que hasta este sábado, habían analizado cerca de 30 cuadriculas en profundidad restando aun varios meses de trabajo para terminar de examinar las cerca de 100 cuadrículas restantes. .-

Para el EAAF la evidencia física debe ser interpretada en todas sus posibilidades, sin dar preferencia a aquellas interpretaciones que solo incluyen una posible coincidencia con los testimonios de los imputados. Por lo mismo concluye que los peritajes de la PGR deben ser evaluados por peritos independientes, estableciendo su rigor científico, para no seguir sepultando la verdad, en aras de mantener intacta la estructura delincuencial del estado que subyace en el caso Ayotzinapa. Este lunes los papás y mamás en compañía de sus abogados fijarán su postura sobre la información vertida por el EAAF que en el fondo coincide con la exigencia de los padres y madres de que la investigación debe seguir y que no puede ser tergiversada ni manoseada por intereses aviesos de la clase en el poder. Esta demanda ha sido escuchada en el seno de la ONU en Ginebra, Suiza y en el centro político de la Unión Europea en Bruselas, Bélgica en voz de doña Hilda Leguideño y don Bernabé Abraján, dos padres de familia que lograron desenmascarar las versiones falsas que ha dado el gobierno mexicano, poniendo en evidencia que no protege a los familiares de las víctimas ni realiza investigaciones conforme lo dictan las normas internacionales sobre los casos de desapariciones forzadas.

Don Bernabé al regresar de su viaje le sorprendió que en aquellos lugares exista mucha gente que abraza la causa de sus 43 hijos y que en lugar de sentirse hostigados y ser vistos como enemigos, como pasa en México, se sintieron protegidos, escuchados y respetados. Ahora esperan que con el apoyo internacional de la ONU y la Comisión Interamericana, y el trabajo de gran prestigio que está realizando el equipo argentino, la PGR escuche sus planteamientos y haga valer el derecho de las víctimas haciendo una investigación que tome en cuenta todas las líneas posibles y se funde en pruebas científicas.

En esta semana el Consejo de ejidos y comunidades opositoras a la Parota (Cecop) y la familia de Marco Antonio Suastegui,, espera que el gobierno del Estado lo traslade al penal de la Unión, cumpliendo con la resolución del poder judicial de la federación, para subsanar parte del daño que el mismo gobierno de Guerrero le causó al líder del Cecop.

 

Centro de derechos humanos de la Montaña, Tlachinollan

Deja un comentario