Aventuras cemeleras: Arreglos técnicos rumbo a ceder el relevo a nuestros amigos y amigas imaginarios.

Disculpen las molestias que nuestra imaginación les provoque. 

Por cierto, algunos y algunas cemeleras juegan al chin cham pú o de plano a los volados, para decidir quién es quien imagina al resto. Seguro que habrá impugnaciones e irá cambiando con la temporada. También creemos que es un acto de machismo afirmar que es un UNO quien imagina al resto, cuando también podría ser una UNA. Las cemeleras no se distinguen por falta de imaginación, sino hartamente por lo contrario.

Deja un comentario