Paulina Díaz Salgado

Escrito por Sergio Moissen 02/11/16

El 28 de octubre murió Paulina Díaz Salgado sindicalista de Rivetex en el Estado de Morelos.

Le dejé este texto a sus compañeros del PRT en homenaje a las luchas de Cuernavaca de los años sesenta, para que role la historia de la clase trabajadora mexicana y sus resistencias.

Existe sólo una tesis de licenciatura sobre la huelga de Ayotla, escrita en 1998 por Martha Picazo.

Este movimiento fue disuelto por el ejército previo a la matanza de 1968.

La planilla verde se organiza contra la CTM en la industria textil.

La última huelga fue en 1949 en la fábrica de Ayotla en Estado de México y no existió organización que transmitiera lecciones.

Los obreros de la verde editaban el periódico Solidaridad, la fábrica agrupaba a 2500 trabajadores que vieron con simpatía el sindicato independiente. Según el testimonio de un dirigente había represión por los “Halcones” y por los federales. Este movimiento fue en 1966.

Los rojos de la CTM cercaban la fábrica para que no entrarán los sindicalistas democráticos. Un despido masivo de 100 obreros sindicalistas causó una gresca en el que hubo armas de fuego. “Éramos más que 800 afuera de la fábrica hasta que llegó el ejército” 583 obreros fueron indemnizados luego de su despido hasta 1971 a unos días del Halconazo.

El caso de Rivetex es interesante, en Morelos se le consideró, hasta hoy como un recuerdo, que en esa época la fábrica era la textilera más grande del continente. Su propaganda decía ““¿casimir inglés? No hombre, ¡es Rivetex!”. Fundada en 1953 era de capital italiano.

Las maquiladoras mujeres se organizaron en 1971, año del Halconazo y a 3 años de la matanza del 68, pararon la producción de la fábrica para pelear por ¡guarderías ¡Dice Monsiváis en Amor perdido, que de entonces en Cuernavaca la CTM pierde el control de la Nissan!

Hilos de Cadena, Medalla de oro, y el sindicato de Rivetex son sindicatos compuestos fundamentalmente por mujeres.

Según Pérez Arce “En la madrugada del día 9 la fábrica estaba sitiada por varios miles de obreros y gente del pueblo. Poco más tarde la policía desalojó a los agresores recogiéndoles varias pistolas, metralletas y armas blancas. No hubo detenidos. La lucha ha entrado a su fase más aguda y empieza a trascender los marcos “normales” de este tipo de conflicto.”

Este movimiento dejó secuelas en otras luchas en fábricas pequeñas y medianas, según Arce: Across” (huelga del primero al 8 de julio); Taller de Costura ‘Frida Carrillo’ (demandaba el reconocimiento de su dirección sindical independiente y respeto a la Nueva Ley Federal del Trabajo); “Casa Marzan, S.A.” (también por registro sindical y respeto a la ley); “Tridi Estructuras” (por sindicato independiente); “Alpa” (estallaron la huelga por violaciones a la Nueva Ley y acudieron a la Universidad solicitando apoyo); y otras más, sobre todo de las ramas de la confección y textiles.”

Estos dos procesos iniciaron el vocabulario dentro de la izquierda mexicana sobre las huelgas “salvajes” no eran movimientos obreros basados en la legalidad. Según Sergio Lazcano en Rebeldía menciona la lucha de Rivetex de 1969 que existió una tendencia autogestionaria que peleaba por el control obrero de la fábrica “la sección de confecciones de Rivetex, en Morelos (donde se hacían talleres sobre cómo se podía desarrollar la autogestión y el control obrero, al interior mismo de la fábrica. Ahí, muchos de nosotros, estudiantes de la UNAM, nos quedamos días a discutir sobre el futuro de la clase obrera y del país).”

 

Deja un comentario