Se tiene que entender que esto es una convocatoria: No cooperar

huelga-1Un día todos los custodios de transportes de valores, roban todo el dinero que transportan. El mismo día todos los empleados bancarios, se llevan el dinero de los bancos. En el metro, las taquilleras regalan los boletos del metro. Los choferes de los trolebuses clausuran las alcancías y dejan que los pasajeros suban sin pagar un solo peso. Los empleados y guardias de supermercados, juegan golf dentro de sus instalaciones, mientras se aseguran que ningún cliente abuse. Todo es gratis, pero de forma aleatoria, cada uno se llevará entre 1 y 2 artículos de lujo; la canasta básica no se discute, esos productos incluso han sido empaquetados en despensas. Los empleados de servicios residenciales, luz, agua, teléfono, cierran ventanillas y se ponen a registrar todos los recibos como pagados. Los empleados de cadenas de comida rápida cierran las sucursales: hoy no hay servicio, mañana tampoco, pasado mañana menos. La librerías grandes, ofrecen los libros en trueque por otros libros. La policía cerca la bolsa de valores: Nadie entra ni sale de ahí. Los empleados de la compañía de luz cortan el suministro de las cámaras de diputados y senadores, de la residencia del presidente, de las casas de los altos burócratas. Las escuelas particulares no admiten a los hijos de los altos burócratas. El ejército se acuartela. Grupos de gente entran a Televisa, a TV Azteca -no hay guardias, todos han sido enviados a cercar además el aeropuerto y las carreteras, y los guardias privados han renunciado-, para dar entrevistas y explicar qué está pasando: se llama desobediencia, no cooperación. Las autopistas no cobran peaje. En las aduanas hay vía libre, toda la gente que quiera entrar al país puede hacerlo. Ninguna mercancía paga impuesto. Las gasolineras llenan los depósitos de los automóviles gratis. Los guaruras de los funcionarios, se van de paseo. No hay honores a ninguna bandera, la radio no transmite el himno nacional. En las escuelas todos los estudiantes aprueban, y se extiende el horario de labores estudiantiles y académicas. Hay huelgas de futbolistas, hay huelgas de periodistas, los obreros recuperan las fábricas, las oficinas de empresas privadas cierran porque los oficinistas se van hacia el campo.  No cooperar, se llama desobediencia. Y entonces, ellos, los ‘poderosos’, se darían cuenta -y nosotros nos daríamos cuenta- que no son nada. Por eso nos tienen tanto miedo. Pero falta organizarnos. Un día nadie debería hacer nada. Un día que nadie salga de su casa.

 

@edgarkhonde

Deja un comentario