Boko Loko (re Boco Haram)

waiting-for-our-girls-

por Mumia Abu-Jamal

El robo de cientos de niñas de las familias y escuelas en el norte de Nigeria a nombre de Dios por fines de la esclavitud, es el triunfo de la locura sobre la razón. Las más recientes acciones de Boko Haram, un grupo hausa que afirma estar en guerra contra la educación occidental, está en guerra, no contra Occidente, sino contra sus compatriotas hausa y nigerianos y contra el propio Islam.

Siempre ha existido una tenue tensión entre las etnicidades y regiones de Nigeria, pero estos conflictos casi siempre se han resuelto sin llegar a la guerra. Al parecer, Boko Haram pretende cruzar esa línea.

Estas agresiones contra las niñas para esclavizarlas o venderlas son particularmente odiosas y han provocado protestas internacionales. El atentado contra la educación se hace a nombre de un hombre que admiraba la búsqueda del conocimiento. Según una de las enseñanzas del Profeta Muhammad, “La ciencia es un camino al Paraíso”. Un hadiz, o precepto, dice:  “La tinta del erudito es más sagrada que la sangre del mártir”. Y aún otra versa: “Adquieran el conocimiento, aunque sea de una persona no creyente”.

Pero en el fondo de los ataques reside un intenso odio hacia las mujeres y el sexo femenino en general. Aunque muchas personas no lo saben, para su época y lugar, Muhammad era muy feminista. Amaba a las mujeres, y en uno de sus primeros actos prohibió el infanticidio de niñas —algo muy común entre las tribus árabes en aquel entonces.

Las primeras personas en convertirse al Islam fueron su esposa, Jadiya (Khadijah), y otras mujeres que buscaban liberarse de una cultura opresiva.

La locura actual es una creación moderna de avaricia, de ignorancia y misoginia. Es Boko Loko.

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

-© ‘14maj

7 de mayo del 2014

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

http://amigosdemumiamx.wordpress.com/2014/05/15/boko-loko-re-boco-haram/

 

Deja un comentario