TADECO: A 12 años de la desaparición forzada de nuestro compañero Jorge Gabriel Cerón Silva

Este 14 de marzo del 2019 se cumplen 12 años de la desaparición forzada de nuestro compañero Jorge Gabriel Cerón Silva, un joven arquitecto egresado de la Universidad Autónoma de Guerrero, donde se destacó como estudiante. En el momento de su desaparición forzada realizaba algunos trabajos extras para juntar el dinero que destinaría a contraer matrimonio con su compañera Haydé Cortés 14 días después, cosa que ya no logró.

La desaparición de Jorge Gabriel o “Gabe” como le decíamos de cariño, causó un impacto terrible en su familia, en su círculo de amigos, en su pareja y en nuestra asociación, el Taller de Desarrollo Comunitario de la cual era colaborador desde sus años de estudiante.

Por decisión de su padre el Sr. Filiberto Cerón decidimos conformar un Comité para exigir a las autoridades que lo buscarán y se hiciera justicia, lo cual al hacerlo público, atrajo el interés de otras familias en similares condiciones y como en una vorágine, nos vimos envueltos en la decisión de formar el Comité de Familiares y Amigos de Secuestrados, Desaparecidos y Asesinados en Guerrero en un Foro estatal que realizamos en el mes de julio de aquel 2007. Eran los tiempos de los primeros descabezados, embolsados, desaparecidos, ejecutados, fue el tiempo en que las empresas del narco, protegidos por las autoridades, establecieron a sangre y fuego el gran negocio que hasta la fecha mantiene ensangrentado a todo el país.

A dicho foro acudieron familias de diferentes lugares de la entidad, diversas organizaciones sociales y políticas, diversos personajes de la llamada izquierda y hasta la señora Rosario Ibarra de Piedra. Parecía que el respaldo a las familias iba en serio, que sería factible detener el baño de sangre que ya teníamos encima y que la verdad y justicia sería posible en un flamante gobierno de izquierda encabezado por Zeferino Torreblanca.

Pero pronto nos desengañamos. El llamado gobernador de la alternancia nos acusó de proteger narcomenudistas, le jaló la rienda a sus políticos y organizaciones de supuesta izquierda, nos estigmatizó y criminalizó al grado que ni las supuestas organizaciones defensoras de derechos humanos quisieron tomar nuestros casos argumentando que ellos solo defendían casos de derechos humanos, como si nuestros desaparecidos y asesinados fueran culpables de algo.

El estigma lanzado por Zeferino Torreblanca de que si la gente que reclamábamos había tenido ese destino era porque se lo merecía, cundió en un momento en que no había un marco jurídico al que pudiéramos apegarnos, los organismos internacionales apegados al sistema de derechos humanos de la ONU no había tomado aún una posición ante estos casos de lo que luego llamaron violencia social y claro, en que nuestros desaparecidos y asesinados no podían canjearse en mesas de concertación con el Estado ni significaban votos.

Sin embargo, desde ese aciago 14 de marzo del 2007 hasta la fecha, no hemos dejado de nombrar a Jorge Gabriel para no olvidarlo, por el seguimos luchando por verdad y justicia para todos los desaparecidos y asesinados que son de todos, son del pueblo, sin distingos, ni clasificaciones.

En su momento luchamos y seguimos luchando por un marco jurídico que les reconozca y haga valer los derechos de las víctimas y de sus familias considerando la responsabilidad del Estado, sin convertirlos en monedas de cambio, mendigos de paliativos, ni en escalones de poder político. Sufrimos la estigmatización, criminalización y represión de los gobernadores del Partido de la Revolución Democrática Zeferino Torreblanca Galindo e incluso la traición de Angel Aguirre Rivero y del ahora gobernador del Partido Revolucionario Institucional que siendo presidente municipal de Chilpancingo nos reprimió en la Plaza Cívica en febrero del 2011, haciendo además rapiña del patrimonio que nos fue ilegalmente requisado.

Nosotros seguimos nombrando a nuestro compañero Jorge Gabriel Cerón Silva no solo para no olvidarlo y traerlo a la memoria, sino porque para nosotros el significa la lucha por la dignidad, la verdad, la justicia y la esperanza de que un mundo nuevo es posible, donde lo que desaparezca sea el capitalismo y no las personas.

¡Por el Gabe: verdad y justicia!

Chilpancingo, Gro. A 14 de marzo del 2019

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *