LO QUE QUEDA ES LA VIDA.

Un relato del cierre del festival de las resistencias y rebeldías contra el capitalismo.
10306768_648849771912980_8122254917715499293_n

A todas, todos y todoas

En lo que cabe, medios libres: una mirada con voz de relato de lo que aconteciera este dos y tres de enero, un pie la resistencia, un pie la rebeldía.

Dos y tres de enero del año en curso: cierre del Festival Mundial de las Resistencias y las Rebeldías contra el capitalismo, vuelta al lugar del inicio de dicha propuesta, en su momento Cátedra “Tata Juan Chávez Alonso”, agosto de 2013, cuando todavía Mario Luna de la tribu Yaqui, Congreso Nacional Indígena (CNI),  brindara su palabra detrás suyo el muro ladrillado del CIDECI, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

Ésta vez también hablaron otras voces, se dibujaron otros caminos por la vía de la expresión, una expresión concreta, como cuando los compañeros del CNI evidenciaban con su palabra su organización, la de su lucha con su pensamiento. Una expresión acercada evocando una ausencia de espacio hecho distancia cuando hablaban los presos políticos a través de celulares: ¿era por ser ellos que los muros se caían?, ¿era que nos asimilábamos a ellos, haciendo alusión al “todos somos presos” que se dijera más adelante, escuchándoles que los muros: no existen tales?
Ni filmar ni tomar fotografías.

Observaciones día 1.

La madre de un normalista desaparecido de Ayotzinapa, se le quiebra la voz recordando cómo habría de reconocerlo. Un hermano llora, su madre siempre le pregunta si ya apareció su hijo normalista, él ya no quiere ser el militar que hubiese querido ser, no quiere desaparecer gente, su hermano ya no será el maestro que quiso ser. Un padre hablando de su hijo que continúa desaparecido, aún y el mismo día del cumpleaños con su rostro en la fotografía que toma en sus manos firmemente frente a su pecho. Humildemente expresaron su dolor, una vez más, compartieron su rabia que va haciéndose justicia ella sola, porque el gobierno: el gobierno sólo se dedica a pisotear a los de abajo. Un poema nahua ante los padres de Ayotzinapa mientras entrega de pintura sencilla presente: “te mando rayos de luz desde donde el sol fui_me convertí a ver”. El alumno de la Normal Raúl Isidro Burgos, Ayotzinapa: queremos hacer autónoma nuestra escuela, dicho en Oventik, a lo que el subMoisés respondiera “ver para creer”.

Represión, despojo, desprecio, palabras que se repetían en la lectura de los agravios que se enlistaron cuando se leían las relatorías de lo sucedido y dicho en las distintas sedes del Festival que estaba por terminar, Xochicuautla, Amilcingo, DF, Monclova, CNI, Sexta Nacional, Sexta Internacional. Posteriormente se abre el micrófono para propuestas, “por favor decir de qué colectivo, tribu, pueblo vienen”.

“Lo que nos queda es la vida”; “los políticos ciegos al dolor”; el señor al que le dijeron se había vuelto rebelde por no pagar el predial y que no claudicó cuando quisieron ponerle su anuncio de lo que hacía, que, es más, otros verían y tal vez lo harían también, y que alguno que todavía se acordaba de cuando el malgobierno inventó ese pago por lo de que no le alcanzaba el dinero; libertad, sólo la de mercado para el sistema capitalista; el excedente de producción de luz en México enfrente de las altas tarifas a los de abajo; dos veces breves se mencionó el problema del alcoholismo; “justicia cómo, libertad cómo, si no hay democracia”, y viceversa; decidir nuestro destino. Hasta hubo un canto en lengua originaria que dió un hombre, hasta se propuso a Dios y después hasta se dijo que tal propuesta olía a impositiva. Una propuesta más: Los Acuerdos de San Andrés, esa línea. Y otra propuesta más: el ejemplo del EZLN.

Observaciones día 2.

Propuestas, una buena, concreta, como se pedían, sobre un Plan, se pausa: llama un preso de los de la Voz del Amate. Cada aplauso debía estarse metiéndose en ese cuadrito tan pequeño, cada palabra debía haberse desembarado de estar, haber venido en cable, apoyado el pie en el micrófono, saltar al corazón bajando por el oído, todo esto después de haber hecho la finta a quién sabe cuantos muros imbricados. ¡Si a ellos les dará ánimos que se les escriban cartas desde afuera, como alentara una mujer en nombre de Mario Luna y Fernando Jiménez, a nosotros qué no nos dará su voz sobreviviente, que no se somete aún dentro de las entrañas del opresor que obra asesinando!.

Llega el momento en que Ayotzinapa debe retirarse, muestran una manta presente al CNI, al Festival, “no se trata de Reforma al Ángel, del perifoneo al que el ciudadano está ya habituado: calle por calle”, y la afirmación doblemente sostenida de que no era su intención tomar el lugar del EZLN, de que ellos no eligieron tener un 26 de septiembre. Hay una disculpa por el trato preferente de haberlo habido, y un tal agradecimiento. ¡Hombro con hombro/ codo con codo/ Ayotzinapa, Ayotzinapa/ Ayotzinapa somos todos!”, se cuenta 43.

Lectura de los medios libres, llamada desde Oaxaca. ¿Desde dónde, qué lugar puede permanecer cerrado cuando se está vivo? Propuesta: no elecciones, no votar (el CNI: de por sí nosotros ya ni pensamos en términos de elecciones). Otra Propuesta: conocernos, anotarnos. Colectivo obsequia una manta al CIDECI.

En medio de la ardua redacción en proceso llevada a cabo por los relatores del festival, texto de clausura más otro texto aún más extenso, el de los espejos, queda abierta la palabra: atinada la participación de los miembros del CNI, nada más hablaban se pintaba el salón como de otro color, entre muchas cosas dijeron que no estaban ahí como cabeza de nada ni de nadie, “nosotros tenemos que regresar a por la cosecha a nuestros respectivos pueblos”, “a lo mejor muchos se vayan tristes porque no se planteó la revolución para la próxima semana…: pequeños pasos, pero firmes”, “la próxima vez que nos veamos…”. Se pueden tomar fotos cuando suben todos los miembros convocantes al Festival. Se leen los espejos que ya había con otros más. Aquí no es el fin.

P.D. 1: Las citas no son textuales, palabras más palabras menos. El presente se atiene a otros medios quizá poseedores de audios precisos cuyas memorias no fallen o, es decir, a su manera libres, como a su modo lo cree ser éste medio.

P.D. 2: “Cómo vamos a decir que los mataron, o hasta que son desaparecidos, si hay videos, hay testigos, de que cuando se los llevaron estaban vivos: y así vivos los queremos”.

Un comentario

  1. FE DE ERRATAS: Nada más decir que el Festival tal cual sucedió no fue exactamente la propuesta sugerida en la Cátedra de 2013, pues la muerte de Galeano, mayo 2014, La Realidad, vino a cambiar lo siguiente.

Deja un comentario