Crónica de un viaje al Torbellino de Nuestras Palabras

por Claudia Molinari

México, agosto 2018

 

Tres grandes actos realizó el EZLN con éxito rotundo este mes de agosto, para celebrar los quince años de fundación de los Caracoles Zapatistas: la original manera de organizar políticamente su territorio autónomo desde 2003. El acto que primero tuvo lugar, del 3 al 5 de agosto, fue la reunión de la Comandancia zapatista con redistas y redistos de las RACIG (redes de apoyo a Marichuy) de todo el país, seguido desde el lunes 6 por el festival Comparte Por la Vida y la Libertad, donde los artistas indígenas de los cinco caracoles que componen el país zapatista, desplegaron talento, disciplina, maravilla y consciencia, entre música, teatro, literatura y demás expresiones del arte más auténtico y libertador que la humanidad ha tenido oportunidad de presenciar en los últimos tiempos. Finalmente una fiesta espectacular el día 9, con la alegría de los campesinos rebeldes, para cerrar con broche de oro y dejar clara y valiente su posición política frente al mundo: la lucha por la autonomía, la vida pacífica y el buen gobierno. Quizá unos dos mil zapatistas se concentraron en el Caracol de Morelia (en el municipio de Altamirano, Chiapas), entre artistas, escuchas, compas tercios, colectivos de cocina, artesanos, logísticos, milicianos, comandancia insurgente, el mismísimo vocero del movimiento, el sub comandante insurgente Moisés y, no faltó, la última mantecada del sureste mexicano. Quizá más de 1500 personas llegaron hasta esa región atraídas por tan impresionante convocatoria. Además de mexicanos, arribaron sobre todo jóvenes de Sudamérica, Europa, Canadá, Estados Unidos, y no sé cuántos países más.

 

 

El Viaje

El camión que nos llevó al Caracol de Morelia tenía en la cabina luces de discotec que encendían y apagaban al ritmo de la música que el chofer controlaba. Las lucesitas adornaban de peculiar y mexicana manera el interior anticuado del autobús surcando la carretera con dirección al sur.

Al primer giro de la llave no arrancó. Le habían robado hacía un rato la computadora del motor y apenas ahí se dio cuenta su dueño. Se lo tomó como natural, nadie se manifestó sorprendido al aviso de que el camión no encendía porque mientras todos estuvimos atareados guardando el equipaje, alguien al paso había sustraído del otro lado del bus la computadora de comando y toda la herramienta. Esto es México valedor! Nadie esperó que los planes cambiaran. Era todo un mecánico nuestro chofer! Logró en cuestión de minutos encender el motor con inyección manual de gasolina. Solución creativa a un problema superado. Partimos a las once de la noche, tras cinco horas de espera, la noche del miércoles 1 de agosto de 2018, de la colonia Obrera en la ciudad Monstruo, con destino al municipio de Altamirano, Chiapas. Los peculiares y enmochilados pasajeros eran 45 ciudadanos, de los que llaman de a pie, simpatizantes del movimiento zapatista, algunos con sus hijos pequeños, participantes todos de la campaña por la candidatura de Marichuy, vocera del Concejo Indígena de Gobierno, apenas unos meses atrás. El viaje redondo al centro político del Torbellino de Nuestras Palabras con retorno al corazón de México, estuvo organizado por Claudia Tours y por lo tanto fue un éxito garantizado! Ese camión llegó 22 horas después a su destino y diez días más tarde, recorrió el camino de regreso otras 22 horas, dejando sanos, salvos y felices a sus pasajeros en la plaza San Juan, muy cerca de la Torre Latinoamericana, tal cual estaba establecido a cambio de un precio compa. Y Aquí se rompió una taza…

 

La reunión de las Redes

Lo más relevante de la reunión de las Redes con el EZLN, en el Caracol Morelia, Chiapas del 3 al 5 de agosto de 2018

La Comisión Sexta del EZLN convocó a los participantes de Redes de Apoyo al CIG de todo el país, para conocer su experiencia en torno a la búsqueda de la candidatura presidencial de la vocera del movimiento indígena, la señora de origen nahua, nacida en Jalisco hace medio siglo, María de Jesús Patricio Martínez. La cita fue en Morelia (mpio. Altamirano, Chis.) del 3 al 5 de agosto de este año 2018. Calculo que llegamos alrededor de 400 personas para formar parte de esta reunión.

Aquí algunas conclusiones, tras la discusión en cinco mesas, en torno a las evaluaciones de lo que vimos, sentimos y pensamos, los que juntamos firmas por Marichuy en todo el país y acudimos al Encuentro:

No logramos reunir la descomunal cantidad de firmas que como requisito puso el INE para otorgar una candidatura independiente, pero las casi 300 mil que si juntamos fueron todas legales, otorgadas por voluntad y consentimiento de los electores, sin intermediar dinero ni obligación ninguna.

El proceso de campaña de Marichuy otorgó legitimidad y dio plataforma pública al movimiento indígena contra el despojo y por la vida. Movimiento unificado en torno al Congreso Nacional Indígena, CNI, con la propuesta de un Concejo Indígena de Gobierno, CIG, con concejales de toda la república y la colaboración de miles de personas por todo el país y el mundo. El trabajo desplegado por los concejales y por la vocera Marichuy fue ejemplar, amoroso y digno, por lo que merece todo nuestro respeto. El recorrido de Marichuy por el país, marcó un parteaguas en la vida de las mujeres mexicanas, que por millares se identificaron con Marichuy, y se radicalizaron tras el encuentro de Mujeres que Luchan (Morelia, marzo 2018), algo histórico!

En todo el país las redes se dividieron o fragmentaron después de terminada la campaña de captura de firmas. La mayoría de la gente que participó no siguió siendo parte de la red y muchos terminaron peleados.

Los que permanecen dispuestos a continuar, son los que sabían que la organización se trataba de algo más que escanear una credencial de elector con su teléfono celular. Pero muchos se plantean el dilema: si centrar la actividad en apoyo al CIG, o hacer nuestros propios CIGs. De todos modos la mayoría está organizada con otras luchas colectivos o medios libres, o enfrenta problemáticas que implican una violencia estructural, como la desaparición, secuestro o asesinato de familiares y compañeros.

Diversas luchas se aglutinan en torno a la del CIG: la que se opone a la privatización del agua, la feminista, la de las víctimas de la guerra del narco, la de los migrantes, la de algunos anarquistas, la de la gente que se denomina LGTTTB, la de los estudiantes, la defensa de la tierra, la de las madres de los desaparecidos de manera forzada y otras. Pero no se ha logrado encender el movimiento que las coalicione a todas las luchas.

Las redes chilangas se aglutinaron en torno a dos núcleos que resultaron antagónicos, pero uno de ellos mantuvo el control de la vinculación con el CNI y el otro acusa división y falta de continuidad en la dirección del primer núcleo organizativo. Ninguno de los miembros de ambos núcleos hace autocrítica, ni reconoce como su interlocutor al otro.

En todo el país es lo mismo: lo local está roto y violentado, incluso intervenido. Las mujeres hablaron de tejer nuevas maneras de relacionarnos en casa y curarnos de todo este mal histórico, curarnos las heridas, curarnos el interior con curanderos y pozolitos. Varias voces, sobre todo las masculinas, se refirieron a la necesidad de una lucha nacional. Algo que parece lejano y hasta distractor, en tanto que no hay ni ha habido nunca, eso que llaman Unidad Nacional.

Lo único viable por el momento es organizarnos para procurar la unidad y la reconciliación entre los cercanos, dejar de reproducir el mito impuesto de Abel y Caín. Lograr a mediano plazo una estructura de red de redes, la independencia del sistema de la infinity war del capitalismo, gracias a la organización, la resistencia y la rebeldía, con el objetivo de crear las co autonomías pacíficas y pos financieristas, donde nos gobernaremos como comunidad, y nunca más con intermediarios e individuos poderosos a la cabeza.

La plenaria de esta suerte de Asamblea, se llevó a cabo en el auditorio de ese selvático centro de convenciones, el domingo 5 por la mañana. Representantes de las cinco mesas leyeron sus conclusiones. El sub Galeano junto con el sub Moy, declararon que el capitalismo es como una finca y en una finca no hay capataz amable, a todos los pone el patrón para chicotear al que no obedezca. ¿Qué debemos reproducir los acasillados? La sociedad de consumo: Consumismo o Muerte! Nos endeudaremos! López Obrador será un capataz bueno! Tendrá contenta a la peonada: eso lo sabe el patrón. Pero la resistencia va a ser asesinada, sin amnistía, ni perdón ni foto. Alerta! El capataz tiene que rendir cuentas arriba. Para lo único que el capital quiere a los gobiernos, es para que repriman a los pueblos. Tenemos que hacer más grande el Concejo!! Un Concejo Internacional, tejido de Redes de Resistencia y Rebeldía.

Aquí los temas que, según los acuerdos, deberían seguir discutiéndose. Para que se consulten con las personas que forman los grupos de apoyo al CIG y echemos a andar la organización:

Refrendar apoyo al CIG CNI EZLN

Crear canales de comunicación propios

Continuar análisis de la realidad

Desdoblamiento de las RACIG para abrir a las resistencias sin importar fronteras

La lucha con y más allá de los pueblos originarios

Coordinación o federación de Redes

Reunión internacional próximo mes de diciembre 2018 en San Cristóbal de Las Casas.

 

 

El Comparte

Mientras acampamos esos días en el Caracol de Morelia, una noche se fue la luz en la tierra y se encendió la vía láctea en el cielo; una mañana, mientras dentro del auditorio de madera tenía lugar la reunión plenaria de los redistas en apoyo al CIG, afuera llovió como en otro planeta y la neblina se metió hasta los pasamontañas que portaban los comandantes del EZLN en el estrado; otra tarde un arcoíris colorido y traslúcido se dejó ver pleno sobre montañas y milpas, para desaparecer minutos después y dar paso a un aguacero torrencial, que interrumpió la obra de teatro que tenía lugar en uno de los templetes altos frente a la cancha. Creo que esas fueron las obras de arte que compartió en el Comparte la Madre Tierra: un asomo a la Vía Láctea, neblina difuminando pasamontañas y un arcoíris, que presagió muy buena suerte a todos los que lo vimos adornar con perlitas de luz de siete colores el verdísimo paisaje chiapaneco.

Por su parte, los organizadores de tan joven y ya famoso festival de arte, presentaron puras obras maestras. Un botón: la puesta en escena estrenada  la noche del lunes 6, me pareció grandiosa; con un guión de carácter político-etnográfico estupendo y sin censuras, y una producción ingeniosa que incluyó videos y escenarios de fantasía, los actores mostraron al numeroso público de pie sobre la cancha de fut, un relato de la contrastante realidad entre el caos delincuencial del México de hoy y el orden armónico de las comunidades zapatistas. Parecía una película de historia del zapatismo, protagonizada por mitos vivientes del mundo rebelde;  nos tenía atrapadas a mi y a mis camaradas, esa noche felizmente asistentes al teatro, la actuación y el discurso de esta gran pieza. Y cuánto nos enseñó y aprendimos. No aplaudimos suficiente para mostrar el impacto visual y concienzudo que tuvo la obra sobre los cientos de espectadores. Felicidades compas!!

El arte del EZLN es el testimonio más fehaciente de la bondad de su sistema de vida y su gobierno en el que participan tanto y todos. El ejemplo existe, la paz y la educación libre, autónoma y campesina dan frutos cultivados. El zapatista es un estilo de vida realmente anticapitalista y por lo tanto anti monoteísta, que produce personas creativas, hospitalarias, inteligentes, trabajadoras, bondadosas y demás cualidades apreciables en la praxis de estos pueblos chiapanecos.

Otro momento cúspide fue cuando cientos de músicos de todos los caracoles tocaron y cantaron lo que ellos llamaron Batidillo Zapatista, una suerte de ritual de unión y creación, con la canción La del moño colorado. Para la vida y la libertad sonarán las notas de esta canción por valles y acantilados de la Sierra de Chiapas y los ecos irán llamando a la unión de todos los músicos y los poetas del sistema lunar. La del moño colorado nos dejó mareados… Los milagrosos zapatistas hicieron florecer troncos secos y nos compartieron su arte como método de sobrevivencia.

Artistas jóvenes llegaron de muchas partes del mundo para mostrar o compartir algo con los anfitriones zapatistas. Me gustó mucho la iniciativa de las chicas que viajan solas, que diseñaron y pintaron un nuevo mural sobre una de las paredes de madera de un galerón, además los sones jarochos y el taller de cine; Argelia bailó, Ingrid declamó su poema y Ricardo enseñó dramaturgia.

Nosotras, integrantes de una colectiva editorial, también viajamos al Caracol con la intención de compartir nuestro arte: libros y poesía. El pequeño salón sin puertas de la entrada se destinó como espacio para la literatura. De la administración del evento nos informaron que tendríamos 40 minutos para hacer uso de mesa y micrófono. Mismos que bastaron para ofrecer un viaje con las palabras, desde las cuevas donde escribieron los homos antiguos, hasta los libros de hoy, que incluso podemos hacer nosotros mismos en casa, y representan nuestras cuevas portátiles donde escribir y leer las instrucciones del camino. Jóvenes poetas zapatistas nos ayudaron en la lectura de versos de José Martí traducidos al tsotsil por un poeta maya y el experimento fue motivante. Regalamos a esos jóvenes más de 50 ejemplares de libros editados por Espejo Somos, Un verso forjé donde crece la luz Palabra florida de José Martí (traducción de Xun Betán), de 2017, y el poemario cartonero Hojas de papel volando Versada por Marichuy, de 2018. Colección de versitos y mensajes que poetas y peatones dejaron escritos a mano, en hojas que colgaron de un mecate-tendedero, en la explanada del palacio de Bellas Artes, CDMX, en febrero pasado, donde como okupas de la rima, montamos una carpita a la sombra del portentoso edificio de mármol y realizamos un Poetón al aire libre. De ahí hicimos un librito que registra parte de la memoria de ese día, con voz plural y creadora de los mexicanos invisibles. Estos y otros textos, de nuestra pequeña editorial, compartimos con los artistas chiapanecos. La experiencia ha sido trastocadora y muy estimulante para crecer como artistas y poetas del pueblo y por los pueblos! Gracias compas por organizar actos como el Comparte y aceptar la participación de Espejo Somos!

 

Fotografías: Denise Caracol

 

Contexto político

Si como sugirió el sub Galeano, el análisis geopolítico es como una espiral que se va cerrando y va del mundo al continente, del continente a México, de México a Chiapas, de Chiapas a Altamirano y de Altamirano al Caracol de Morelia, entonces, la Morelia chiapaneca y los otros cuatro centros políticos zapatistas (Oventik, Roberto Barrios, La Realidad y La Garrucha), resultan una isla que en apariencia poco tiene que ver con el entorno en el que existen… En los territorios habitados por la gente del EZLN hay salud, con buenos médicos y clínicas, hay educación con escuelas autónomas, hay proyectos universitarios y científicos, hay luz eléctrica por ellos producida, hay agua por ellos captada, potabilizada y canalizada, hay arte y cultura, hay soberanía alimentaria, hay un gobierno propio y vida pacífica. Logros de casi 40 años de resistencia y voluntad rebelde. Al entrar a los Caracoles Zapatistas, uno se pregunta ¿Acaso sigo en México? Ahí no hay esas relaciones violentas y corruptas que predominan en cualquier otra parte del país.

Y mientras hay belleza en el país zapatista, el mundo va a la deriva bélica causada por los neoconservadores straussianos: Europa se pone fascista cada hora un poco más. Palestina, heroica y dividida, está más asediada por el genocidio criminal de Israel. Francia, sacada de onda por el escándalo de su presidente defendiendo a un policía, no reacciona. La israelización del mundo es un hecho, igual el muro de Trump que se levanta por dentro de las casas y en las entrañas de las personas que se odian. Estados Unidos intentando mantener una supremacía que ya perdió a nivel militar, no se diga político. Miles de migrantes siguen muriendo ahogados en el Mediterráneo. Rusia y China en la delantera civilizatoria, conspirando para esquivar la provocación vulgar y belicosa de EU. Un gobierno en la sombra y sus contratistas en todo el mundo, trabajan para la CIA. La intimidad no existe, es otra leyenda urbana. Nos espían a todos, todo el tiempo.

En América Latina preocupa que en Venezuela, un atentado fallido contra el presidente Maduro, casi provoca un magnicidio con drones operados desde Maimi y el mundo occidental voltea para otro lado. En Cuba aceptan una nueva Constitución, más bien conservadora, que legitima un capitalismo de Estado que todos quieren. En Brasil la sociedad desangrándose tras el golpe mortal a su democracia y Lula en la cárcel. En Ecuador, el presidente Lenin Moreno dando señales de que quiere sacar a Julian Assange de su embajada en Londres y entregarlo así a la justicia estadounidense. En Nicaragua, la revolución se fagocita así misma y Daniel Murillo se vuelve un decrépito dictador. Los muertos aumentan día con día. La descomposición centroamericana ha alcanzado a Costa Rica.

México, el último de los países mágicos, atraviesa un limbo electoral con dos poderes ejecutivos operando al mismo tiempo: el de Peña y el de López. Un impás en el reacomodo de las fuerzas políticas. El momento en el que el ganador de las elecciones pacta con los poderes económicos para que, aunque todo cambie, nada se altere para sus intereses y proyectos inmobiliarios y de saqueo de recursos. La guerra interna va en aumento. El presidente electo de los Estados Unidos Mexicanos  depende de un tuit disparado en Washington DC, igual que toda la democracia de Occidente.

En Chiapas, la población enconada por la falsa pugna entre dos partidos. La frontera con Guatemala militarizada e intervenida por la inteligencia de Estados Unidos.

A tres horas de San Cristóbal de Las Casas, Altamirano es un municipio de la región Selva de Chiapas, gobernado por el partido Verde, con poco más de 10 mil habitantes, de vocación rural, muchos pobladores son tojolabales. A diferencia del resto de los católicos del mundo, los devotos de Altamirano tienen dos santos patronos: San Carlos y San Caralampio.  De cualquier manera, la población está dividida por envidias y relaciones de venganza. Apenas en mayo pasado, la cabecera fue el escenario de un cruento enfrentamiento entre taxistas organizados con concesión legal contra mototaxis piratas, negocio de madereros y narcos, impuesto con el anzuelo de sus precios bajos para los pasajeros. Automotores incendiados, hombres golpeados, casas asaltadas… la justicia por propia mano ante la falta de un estado de derecho y la venganza desatada sin consecuencias. Alcoholismo, migración y abandono, autoridades que fomentan el paramilitarismo y el crimen organizado.

Y mientras los alrededores se incendian, el caracol zapatista de Morelia cultiva las rosas blancas, en junio como en enero. Qué mejor evidencia que la de su arte y su belleza. Mientras el mundo naufraga al borde del colapso, los zapatistas están en la primera línea de la lucha anticapitalista, practicando un auto gobierno y una vida con respeto y amor. Nos preguntamos: ¿Por qué no son zapatistas todos los indígenas?

¿Por qué no nos volvemos zapatistas todos los habitantes de buen corazón? Siempre hay un tema de dinero e intereses que se atraviesa.

 

 

¿Zipolite o Zapalite?

Noté que la oportunidad de ir a acampar a un caracol zapatista para tomarse una foto que presumir en Feisbuk se volvió top ten de la rebel aventura, y no quería dejar la letra, sin antes dar cuenta de este fenómeno que atrae a montones de jóvenes, muchos de ellos extranjeros, europeos y sudamericanos, canadienses, que poco o nada saben de la lucha y el movimiento indígena, ni del dolor que atraviesa a México; no reconocen la palabra Marichuy, ni ponen atención a los acontecimientos que ahí ocurren. Están más bien compartiendo entre ellos, para ellos y sus perros, como siguiendo sin saberlo una moda, la del zapatour, que inició desde el 94 y encontró en la ciudad de Jovel, el sitio perfecto para desarrollar la base del turismo. Estos jóvenes que en su deambular alternativo por el mundo, aterrizan en San Cristóbal de Las Casas y ahí habitan por algún tiempo, adoptan ahí un perro al cual ponen paliacates en el cuello, y para vacacionar, en vez de ir a Zipolite, han creado el Zapalite… Algo tiene que ver este campismo rojo de última ola con la enorme capacidad de convocatoria que tiene el zapatismo mexicano, una luz que irradia rebelde maravilla! Somos un país creador de valiosísima cultura!! Y aunque hasta de la cultura nos quieren despojar: Zapata Vive!!!

 

 

 

*Clikea los enlaces en negritas para ver y escuchar mucho más!

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *