Parte el compañero don Ángel Fonseca

Angel Fonseca1

Una vida más se acabó, Ángel Carmelino Fonseca Ballinas terminó su recorrido por esta vida. Envuelto en la espiral del viento abordó el espacio del infinito para nunca más volver.

Nunca más los nudillos de sus manos tocarán las puertas de las casas hogareñas, nunca más su voz por el cordel telefónico, ni su voz por el ámbito de su entorno social, y nunca más su puño delineando palabras sobre el papel.

El suelo nunca más sabrá de su andar, ni volverá a escucharse el sonido de sus pasos sobre las baldosas y banquetas enlajadas. Las puertas y ventanas enmochetadas y los aleros con sus tejas imbricadas nunca más volverán a encontrar la cálida mirada de sus ojos tristes.

Teresita, Etelvinita, Lupita y Adolfo sus hermanos, así como sus dolientes hijitas Flores Magón y Guevara Galilea Fonseca López y Areli su esposa, ellas toca dar este su muy sentido aviso y despedirlo de ustedes. Despedirlo de su tierra natal Teopica, de su gente, sus parientes y amigos de allá.

Despedirlo de la muy generosa ciudad de San Cristóbal de las Casas, despedirlo de la muy noble comunidad de San Felipe Ecatepec, despedirlo de sus fraternales compañeros que atisban en el follaje y viven en la savia del árbol de frutos nuevos.

Angel Fonseca2Despedirlo en fin de todos sus amigos, hombres y mujeres a los que les debe afecto y respeto. Reciban todos de Ángel el adiós postrero, por su inexistencia acaecida en días recientes de este mes, cuando sostuvo su última batalla contra el cáncer y la perdió.

Ese paisano, ese amigo, ese compañero, ese hermano y ese papá.

Como las golondrinas de Bécquer ese hombre no volverá.

Gracias Teopisca por haberle dado su origen. Gracias San Cristóbal de las Casas por el abrazo al forastero que llegó en busca de mejor suerte, con la decencia de realizar su destino. Gracias San Cristóbal por el generoso abrigo que sin límite le brindaste a Ángel Carmelino Fonseca Ballinas por más de 45 años.

Gracias por siempre y hasta nunca.

Un comentario

  1. Estás con nosotros. No te has acabado. Sigues en nosotros, en nuestros corazones, en tu ejemplo… Gran compañero

Deja un comentario