Babel-Zapateando: Contrainsurgencias, cercos mediáticos y romper el cerco: #‎chiapasalertamedios

ChiapasAlertaMediosBabel

Zapateando

Contrainsurgencias, cercos mediáticos y romper el cerco: #‎ChiapasAlertaMedios

Javier Hernández Alpízar

Llamemos contrainsurgencia a la contrainsurgencia y paramilitares a los paramilitares

Ante la agresión paramilitar al Caracol zapatista en La Realidad, el manejo mediático oficial es bastante premeditado: altavoces para los paramilitares y el gobierno “verde- ecologista- priista” de Chiapas, pero silencio (y desprecio) para la voz de los zapatistas y sus aliados.

El guión que le armaron sus asesores contrainsurgentes a Zedillo, y que condujo a la masacre de Acteal, sigue siendo el usado y consiste en tratar de que todo pase como un conflicto intercomunitario, interreligioso, interétnico, o si se pudiera interfamiliar, al fin que el racismo en México puede aceptar la “teoría” de que los indios son violentos y se matan entre sí.

Incluso análisis profundos sobre “la banalización del mal”, aun siendo bien intencionados, podrían banalizar el caso, despolitizarlo, y volverlo un lastimero lamento por pleitos entre pueblos originarios.

Si no se sopesan y usan, como debe hacerse para hablar de La Realidad, palabras como: “contrainsurgencia”, “paramilitares”, “violencia gubernamental” y “violencia de Estado”, puede caerse en la teoría racista de los violentos (sucios, feos y malos) que se matan entre sí.

Por ello compartimos aquí nuestro “estado” de Facebook, para también romper el cerco red-social. Se trata de contrainsurgencia:

En 1994, al calor del alzamiento zapatista, muchas organizaciones indígenas y campesinas tomaron tierras, desde organizaciones independientes hasta oficialistas. Se beneficiaron del alzamiento. Luego el gobierno pagó indemnizaciones a propietarios de tierras supuestamente despojados, incluso en zonas de Chiapas muy alejadas del territorio del conflicto.

A partir de la contrainsurgencia Zedillista, muchas de esa organizaciones se han vuelto grupos de choque antizapatistas. NO es simplemente un conflicto entre pobres indios que debieran llevar las cosas en paz. Es un conflicto en el que el poder ha usado como instrumentos a organizaciones indígenas como la CIOAC H, que se han prestado a ser esquiroles progobiernistas.

Medios libres contra el cerco de los medios paramilitares (como diría Utopía Kaos)

#‎ChiapasAlertaMedios Es una iniciativa lanzada por medios libres, independientes, autónomos, alternativos y luchones para romper el cerco mediático, pues este cerco es un instrumento de la contrainsurgencia cuyo objetivo es ganar mentes y corazones y quitarle agua al pez, aunque en este caso es caracol.

Con ese hashtag publicamos: Fracasó montaje antizapatista.

Acaban de pasar (ayer), en el programa de Carmen Aristegui en Noticias MVS, la nota que confirma que Julia Carabias, ex funcionaria federal zedillista e integrante de una ONG ambientalista llamada Natura, fue retenida hace algunos días en la Selva Lacandona por un grupo de encapuchados, quienes en un inicio se pretendieron hacer pasar por “zapatistas”. La ex funcionaria misma niega que se tratara de zapatistas.

Ha sido liberada seguramente bajo una negociación en la que incluso debe haber participado el gobierno federal. Los intereses transnacionales que se mueven tras el conservacionismo como el de las Reservas de la Biosfera son muy grandes, del Banco Mundial para abajo.

Pero la pregunta es: ¿Por qué los encapuchados mintieron y en un inicio pretendieron hacer creer que se trataba de zapatistas? Se notan las ganas del poder de hacer pasar a los verdaderos zapatistas por delincuentes para darse la “cobertura moral” mediática que “legitime” su contrainsurgencia, la cual incluye los ataques paramilitares como el que recientemente condujera a la emboscada y el asesinato del Votán Galeano perpetrado por los paramilitares de la CIOAC H.

Hay que estar alertas con estos montajes del poder y sus esquiroles. Es probable que se repitan, y ya sabemos que los medios oficiales estarán dispuestos a hacer la labor paramilitar mediática.

El contexto de este “incidente” lo ha dado una oportuna información en Chiapas Paralelo. Es el pleito por el dinero para “conservar” la selva como “reserva”.

“La etnia lacandona se encuentra dividida. Ese grupo vendido y comprado como una raza pura descendiente directa de los mayas, ha servido a “ambientalistas”, asociaciones y al propio Estado mexicano, para obtener millonarios recursos; se ha prestado para tratar controlar –o al menos amagar- a grupos sociales de la selva, en pos de la “conservación”. Pero ahora, lucha desesperado (a la par de sus “benefactores”) por mantener su hegemonía, ante el avance de otros actores en la región.

“Ha cambiado la configuración de la selva en los 40 años que han pasado desde que en 1971 un decreto Presidencia otorgó a 66 hombres lacandones (no puede considerarse que fueron beneficiarias 66 familias porque los títulos de propiedad son exclusivos de los hombres y excluye a las mujeres) el derecho legal de 614 mil hectáreas de selva.

“Cuatro décadas después, la cara visible -y denostada- en esta necesaria y dolorosa recomposición, es un grupo de lacandones liderados por el actual presidente de Bienes Comunales, Chankin Kimbor Chambor, quien decidió efectuar cambios estructurales y afrontar al menos tres conflictos que deben resolverse a corto plazo: el incremento de los hijos de comuneros de Nueva Palestina y Frontera Corozal que demandan tierra para subsistir; la regularización de al menos tres poblados que llevan más de 30 años en la zona; y la prórroga para que el grupo de “ambientalistas” que representa Julia Carabias siga en posesión de la estación de bioprospección. (…)

“Y del grupo de empresarios “ambientalistas” de Natura Mexicana-Julia Carabias; de la Fundación Ford, el Corredor Biológico Mesoamericano, El Banco Mundial, Conservación Internacional, entre otros, sólo se puede decir que las cuentas nunca han sido claras con ellos, ni han hecho de la transparencia su método de trabajo.”

La información de este artículo, “El fin de la hegemonía lacandona en la Selva de Chiapas”, de Ángeles Mariscal, no tiene desperdicio: http://www.chiapasparalelo.com/opinion/2014/05/el-fin-de-la-hegemonia-lacandona-en-la-selva-de-chiapas/

Parece que con el “incidente” de la retención de Carabias negociaban dinero, pero también, si pegaba, propaganda contra los zapatistas.

Los señores del poder, el dinero y la guerra entendieron la lección de 1994: Si la palabra zapatista se pone en los medios comerciales, de pronto podrían hacer clic su dolor y su rabia con el dolor y la rabia de muchos otros mexicanos sometidos a la guerra de control social. Por ello la estrategia de silencio, de información tendenciosa, de guerra psicológica contra los zapatistas.

En contra de esta arma del poder (dentro de una guerra de cuarta generación con ética periodística también de cuarta), la propuesta que hace el Centro de Medios Libres nos parece esencial, por eso la volanteamos aquí:

CML: El cerco informativo contra el zapatismo y cómo romperlo

“13 de mayo de 2014 por la noche.- Se publica comunicado zapatista ante una de las más graves agresiones contra la autonomía zapatista y las páginas electrónicas de los diarios nacionales titulan: “Tormentas fuertes y granizo, en próximas horas” (El Universal), “Pactan estados-SNTE negociación salarial” (Reforma), “Ya son por lo menos 201 muertos por explosión en mina de Turquía” (La Jornada), “Firman SEP y SNTE aumento automatizado de salarios” (Milenio), “Jugadores del “Tri” realizaron exámenes médicos” (Crónica), “Firman SEP y SNTE aumento automatizado de salarios” (Excélsior), “Con “nueva estrategia” gobierno federal busca frenar narcoguerra en Tamaulipas” (Proceso).

“Siga el cerco informativo por su medio masivo más cercano. Mañana lea el cerco informativo en las primeras planas de todos los diarios nacionales.

“Pero algo puede hacerse para romper el cerco informativo desde el espacio de acción de cada quién, tome el comunicado, léalo en voz alta en la combi, el micro, el autobús o el metro, al ir al trabajo, a la escuela o de regreso a casa. Sáquele copias y repártalas entre sus familiares, amigos y vecinos. Platique sobre él comunicado con su gente cercana y la no tan cercana. Pegue una copia en esa ventana, en la cabina telefónica, en ese periódico mural. Envíe el link del comunicado por chat a sus amigos y amigas. Pegue el enlace en su muro de Facebook o en su Twitter.

“Hay en las redes sociales quienes van convirtiendo el comunicado en pequeños carteles, volantes, memes. Imprímalos en papel autoadhesivo, péguelos en lugares visibles.

“¡Toma la palabra, toma los medios!

¡Toma los medios, haz los medios, sé los medios!”

No solamente nos interpelan la violencia, la injusticia, el dolor y la rabia; lo hace también la dignidad zapatista, ésa que le da al gobierno tanto miedo que le hace gastar mucho dinero en armas y en chayotes para la prensa.

Deja un comentario